Desplegar menú
Menú
Conoce los síntomas y el tratamiento de la alergia primaveral.
 
 

Alergia primaveral: síntomas y tratamiento

 

24/04/2018

Vías respiratorias

 

Parece que por fín la primavera ha llegado para quedarse. Subida de temperaturas, días más largos, paisajes coloridos, pero... ¿Es una estación bien recibida por todo el mundo?

Ha pasado ya un mes desde su llegada, y a pesar de habernos dado días de inestabilidad, parece que ya empieza a dejar huella; no solo con sus agradables temperaturas, sino con las alergias asociadas a los ciclos de polinización.

 

¿Qué es la alergia?

Es una reacción defensiva del organismo frente a una sustancia o agente externo que considera nocivo, a pesar de no serlo. El origen de una alergia, no se encuentra pues en el elemento que la produce, sino en la persona que la sufre.

Se calcula que afecta al 30% de la población mundial, y que en 10 años alcanzará el 50%.

 

¿Qué elementos la producen?

Se podría decir que el polen es el culpable del 80% de las alergias primaverales. Se caracteriza por ser la partícula que emiten las plantas con flor masculina para fecundar a las femeninas. Durante el proceso de polinización, una sola planta produce miles de granos de polen, que no se ven a simple vista, pero que son los principales responsables de las alergias primaverales.

Tanto en España como en Europa, el tipo de planta cuyo polen causa más alergia, es el de la familia de las gramíneas (abarcan el 20% de la superficie vegetal del mundo). El polen de estas plantas se encuentra en el aire prácticamente durante todo el año, pero presenta un periodo de mayor incidencia entre los meses de marzo a julio.

 

 

Por otro lado, el polvo, el humo y la contaminación pueden favorecer la acción del polen y el aumento de los síntomas de la alergia. Los pólenes que residen en zonas de contaminación, generan las denominadas "proteínas de estrés" con mayor capacidad de estimular la respuesta alérgica de las personas.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

La gran mayoría de los síntomas propios de la alergia al polen son estacionales y suelen disminuir durante un largo periodo de lluvia:

  • Rinitis, caracterizada por presentar síntomas muy comunes como es la secreción y conjunción nasal, así como los estornudos y el picor.
  • Ojeras. Círculos oscuros bajo los ojos causados por el flujo sanguíneo restringido cerca de los senos.
  • Picor e irritación en el paladar y la garganta.
  • Conjuntivitis. Inflamación de la membrana que cubre los párpados provocando enrojecimiento, picor, lagrimeo, hinchazón y escozor de ojos.
  • Asma y otros problemas respiratorios asociados.
  • Alteraciones del sueño, posible insomnio.
  • Dolores de cabeza que pueden llevar a migrañas.

 

Recomendaciones para alérgicos

  1. Evitar las salidas al campo y las actividades al aire libre en días de niveles altos de polen.
  2. Cerrar las ventanas de casa y ventilarla a mediodia durante el menor tiempo posible.
  3. Utilizar gafas de sol en el exterior, y en casos de mucha alergia mascarilla o cualquier objeto que cubra la nariz y boca.
  4. Ducharse y cambiarse de ropa al llegar a casa.
  5. Usar filtro antipolen en el coche, y purificadores de aire en casa.
  6. No automedicarse sin consultar con su médico los síntomas que padece.
  7. Visitar un alergólogo para recibir un tratamiento adecuado.

 

Ante procesos de congestión y alergia, recomendamos Al 18, un complemento alimenticio a base de Grosellero negro y Zarzaparrilla, con acción antihistamínica y diurética, contribuyendo a la reducción de los síntomas alérgicos.

 

 

 
 
 
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar navegando entenderemos que aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR

Espere...
Procesando información, espere...