Logo Mahen
Página Facebook Página Twitter Página You Tube

Cuidar para ser cuidado

25/04/2016 ›
Volver a la página anterior
mano de mujer sujetando una planta sobre su vientre

DALE IMPORTANCIA AL SISTEMA INMUNOLÓGICO PARA QUE CUIDE DE TÍ.

 

La mayoría de los momentos que tenemos retenidos en la memoria son aquellos en los que nuestro estado es de felicidad. Todos solemos tener un buen recuerdo de nuestra infancia. Por ello, es fácil echar la vista a atrás e imaginarnos riendo sin ningún tipo de preocupación. Parece evidente; estábamos protegidos por esa fuerte coraza llamada Papá y Mamá. Siempre tenían un buen motivo para añadirnos una camiseta de más debajo del jersey de lana, para echarnos una cucharada extra de sopa en el plato o para apuntarnos a clases extraescolares durante la semana para mantenernos activos.
 
A esa edad ni valorábamos ni premiábamos sus actos. Ahora, con el tiempo, hemos entendido que gracias a ese cuidado estábamos favoreciendo a nuestro sistema inmunológico, es decir, fortaleciendo nuestro cuerpo para mantenerlo alerta de posibles amenazas externas. Bacterias, virus, parásitos; agentes que nos rodean diariamente y que son los causantes de estornudos, de noches en vela a causa de la fiebre o de constantes y molestos dolores de cabeza.
 
Pero no solo suena la alarma cuando un resfriado o una fuerte infección se hacen dueños de nuestro cuerpo y tenemos que guardar reposo, sino también, cuando aun no doliéndonos nada, se nos hace muy difícil remontar el día a día. Nos sentimos como si alguien hubiera secuestrado toda nuestra energía y nuestro ánimo y no pudiéramos hacer uso de nuestra movilidad. Es en estos momentos cuando uno se da realmente cuenta de que la consecuencia de tener un sistema inmunológico deficitario afecta no solo a nuestro cuerpo físico, sino también al comportamiento, a la actitud, a la intención y a la voluntad.
 
Antes parecía fácil, lo hacían por nosotros. Ahora, con el paso del tiempo, cada uno se hace dueño de su propio cuerpo y tiene que mantenerlo preparado y dispuesto ante cualquier invasor. Para ello, es importante poder luchar contra el estrés, que hace que bajemos la guardia y que nuestra rutina se convierta en una montaña rusa. Hoy en día vivimos en una sociedad llena de preocupaciones y ese ritmo acelerado de vida nos afecta personalmente. Alimentación desequilibrada, sedentarismo y escasez de horas de sueño, hacen que también nuestro sistema inmunológico se debilite y en este caso, perdamos la batalla.
 
Para evitar la derrota, es importante saber que el sistema inmunológico desarrolla un papel fundamental en nuestra salud intelectual, física y espiritual. Tanto es así, que podría ser considerado nuestro sexto sentido, pues nos informa de lo que no se puede ni ver, ni tocar, ni oír. Es decir, de todos aquellos agentes que se encuentran imperceptibles en nuestro entorno y que nosotros no somos capaces de detectar, pero él sí.
 
Dar importancia a nuestro sistema inmunológico es una apuesta segura para ayudarnos a mantener una buena salud y bienestar psicológico. Surge entonces la pregunta:
 

¿Es posible mejorarlo?

Por supuesto que sí. A parte de cuidar los aspectos anteriormente citados como la alimentación o la vida sedentaria, existen complementos alimenticios como DINAFEN 12, en el que se encuentran presentes el calostro, la equinacea y entre otras cosas, cobre y vitamina C, que contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

 
 
Dinafén, ver ficha
 
 
Leido 399 veces

TAGS

#Todas #Nutrición #Consejos #Días mundiales #Videoblog

LO MÁS LEIDO


LO MÁS NUEVO




Suscríbete a la newsletter de Mahen
Suscríbete a nuestra newsletter para estar informado de todas nuestras novedades

Suscríbete
Enviar



Página Facebook Página Twitter Página You Tube
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar navegando entenderemos que aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR