Logo Mahen
Página Facebook Página Twitter Página You Tube

¿Digestiones lentas y pesadas? Así puedes evitarlas

29/12/2016 ›
Volver a la página anterior
Digestiones lentas y pesadas, aprende a evitarlas

Lo más importante para solucionar las digestiones lentas y pesadas es saber qué lo causa. Entre las principales causas encontramos no masticar bien (dicen que toda digestión empieza en la boca), pero también consumir bebidas con gas y alcohólicas, así como productos menos saludables o incluso el estrés de estas fechas en las que salimos de nuestra rutina, de nuestro estado de confort. 

 

Pero, ¿qué alimentos son los que provocan digestiones pesadas y lentas? 

Las legumbres y verduras suelen posicionarse en el primer puesto de esta lista, con infinidad de ejemplos: Guisantes, habas, coliflor, acelgas, col, repollo, lentejas… Pero también existen otros casos como las cebollas, las patatas, la sopa, el chicle… Además, existen formas de cocinar como las frituras y/o los rebozados que hacen de cualquier alimento una posible fuente de gases. En casos de gases la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria ha hablado en varias ocasiones de algunos consejos que nos facilitarán las cosas:

 

  • Debemos evitar obviamente los alimentos que nos sienten mal y en términos generales la comida picante y las salsas. 
  • No sólo importa qué comemos sino cómo lo hacemos. Conviene comer sentado, despacio y masticar bien los alimentos, como decíamos al comienzo del artículo.
  • Beber cantidades desmesuradas de líquido durante las comidas también puede dificultar la digestión y contribuir a la formación de gases. 
  • Los chicles y los caramelos poco ayudan.
  • El tabaco nunca va a aportar beneficios y sorprendentemente tampoco en este campo. 
  • Y para terminar nos recomiendan evitar las situaciones de estrés, porque como en el resto del organismo, también va a influir en el intestino. 

 

¿Cuáles son los alimentos más recomendables para evitar estas digestiones?

 

Los alimentos de fácil digestión o más digestivos los necesitamos en determinados momentos de nuestra vida, es más, en ciertas ocasiones en las que la persona cursa una enfermedad crónica digestiva, es frecuente el tener que hacer uso de este tipo de comida. Un ejemplo de ello es el cada vez más frecuente Síndrome de Intestino Irritable que en ciertos momentos nos obliga a tener cuidado con la alimentación. Pero no sólo eso, cuando uno está en estado de convalecencia o postoperatorio, cuando está estreñido o tiene problemas digestivos también se necesita hacer uso de los alimentos que mejor de digieren, y estos son:

 

  • Pescados blancos.
  • Arroz.
  • Pollo.
  • Frutas como la manzana. 
  • El yogurt.
  • La gelatina.
  • La avena.
  • Las pastas.
  • Patata cocida.

 

Por el último alimento, podéis ver que no sólo importa el alimento sino la forma de cocinarlo. En estos casos conviene cocinar a la plancha, al vapor, salteado o al horno. 

 

Pero no sólo los alimentos con mucha grasa nos van a dificultar las digestiones, sino que, además, los alimentos muy condimentados con especias pueden dañarnos, existiendo personas con dificultad para digerir bien, que sufren especialmente si un pescado lleva demasiado eneldo, la albahaca o apio, pueden pasarlo realmente mal. Al fin y al cabo, cada persona somos un mundo y como muchos médicos dicen “no hay enfermedades sino enfermos”.

 

Recuperar la flora intestinal

La flora intestinal es imprescindible para terminar la digestión de los alimentos y lo hace mediante el proceso de fermentación. Pero no es lo único, de la flora intestinal también va a depender la buena asimilación de los nutrientes. ¿Qué quiere decir esto? Muy sencillo, absorción de minerales, síntesis de determinadas vitaminas e incluso suponen cierta defensa para nuestro organismo. 

 

La flora intestinal puede verse dañada por muchos motivos y no sólo por una inadecuada alimentación rica en grasas. Algunas de las causas de la destrucción de ésta, también conocida como microflora, son:

 

- Toma de antibióticos. 

- Consumo de alcohol y tabaco.

- El estrés y los problemas anímicos. 

- La vida sedentaria. 

 

Para evitar estos problemas te aconsejamos seguir nuestros consejos y mantener la flora intestinal con suplementos como Florín de Mahen.

 

Leido 398 veces

TAGS

#Todas #Nutrición #Consejos #Días mundiales #Videoblog

LO MÁS LEIDO


LO MÁS NUEVO




Suscríbete a la newsletter de Mahen
Suscríbete a nuestra newsletter para estar informado de todas nuestras novedades

Suscríbete
Enviar



Página Facebook Página Twitter Página You Tube
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar navegando entenderemos que aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR